4/9/15

Reseña: La selección | Kiera Cass

Queridos lectores:

¿Cuántas lecturas lleváis hechas desde que empezó el verano? ¡Seguro que muchísimas! Hoy os dejo la reseña de una de mis lecturas veraniegas. (¡Ay el verano... Que se nos escapa!)





 Para treinta y cinco chicas, la Selección es una oportunidad que solo se presenta una vez en la vida. La oportunidad de escapar de la vida que les ha tocado por nacer en una determinada familia. La oportunidad de que las trasladen a un mundo de trajes preciosos y joyas que no tienen precio. La oportunidad de vivir en un palacio y de competir por el corazón del guapísimo príncipe Maxon.

Sin embargo, para America Singer, ser seleccionada es una pesadilla porque significa alejarse de su amor secreto, Aspen, quien pertenece a una casta inferior a la de ella; y también abandonar su hogar para pelear por una corona que no desea y vivir en un palacio que está bajo la constante amenaza de ataques violentos por parte de los rebeldes.

Es entonces cuando America conoce al príncipe Maxon. Poco a poco, se empieza a cuestionar los planes que ella había hecho para su vida y se da cuenta de que la vida con la que siempre soñó puede no poder compararse con el futuro que nunca se atrevió si quiera a imaginar.



Kiera Cass nos presenta un futuro distópico de EEUU. El país, Illéa, alberga una sociedad dividida en estatus sociales bajo títulos de números. Desde Unos hasta Ochos, los primeros en lo alto de la estratosfera social, y los últimos en la posición menos privilegiada. 

El príncipe Maxon necesita encontrar su princesa, la futura reina de Illéa. Para ello, se celebra La Selección. En esta competición, treinta y cinco chicas de toda Illéa darán lo mejor de sí con el fin de enamorar al príncipe.

America Singer es una Cinco, por tanto, de origen humilde. Su último deseo sería entrar en La Selección, pero si alguien muy especial se lo pide, ¿por qué iba a negarse? Total, participan muchas chicas guapas que no son Cincos. Una Cinco contra una Dos o una Tres no tiene nada que hacer...

Por otro lado tenemos a Aspen, un Seis. Él es la razón por la que America incumple el toque de queda, la razón por la que ni se le pasaría por la cabeza rellenar el formulario para participar en La Selección. Aspen es relativamente importante en la historia, aún así, tampoco sabemos mucho de él. Es, en mi opinión, el "príncipe azul".

Maxon, nuestro futuro rey, lo vamos conociendo poco a poco. Amable, serio y un poco torpe con las mujeres. Las treinta y cinco chicas de la Selección están dispuestas a sacar sus mejores armas para alcanzar la corona y "ganarse" al príncipe, excepto America. Si ella está allí es por hacer un favor, además del cobro que recibe su familia por "las modestias". Un Cinco no suele ver nunca tanto dinero junto en toda su vida.



La Selección es una historia original, pero un poco insensible respecto al hecho de ofrecer (aunque ellas mismas se ofrecen) treinta  y cinco chicas, como si de objetos se tratase, al príncipe para que tenga bien donde elegir. Aquí la mujer se representa como alguien inferior, al menos desde mi punto de vista.

La narración es fluida, en ningún punto se me mostró lenta y pesada.

A pesar de aparecer muchos personajes, la trama se centra la mayor parte del tiempo en America Singer y el príncipe Maxon, incluso Aspen queda en un segundo plano, así como las demás treinta y cuatro competidoras. 

No tenemos una historia empalagosa, ni una distopía de pacotilla. La Selección nos ofrece lujo, amor, amistad, y competitividad.


Puntuación

5


2 comentarios:

  1. Hola!!
    Me ha gustado tu reseña.
    Es una de mis lecturas pendientes y espero poder leerla pronto :D
    Un beso!!

    ResponderEliminar
  2. Hola (: Ay lo tengo en pendientes hace mil pero cada vez sube mas, seguro pronto lo leo :3 Gracias por la reseña! Un besote

    ResponderEliminar

¿Qué pasaría si no pudieras beber? Te morirías de sed, ¿no? ¿Y si no pudieras comer? Te morirías de hambre. Pues mi blog necesita tus comentarios para poder seguir vivo. ¡Necesita comentarios ricos y elaborados! Nota: ¡el spam le provoca indigestión!